Image Credits: yolandablazquez.com

Texto tomado de: HACIA LA INTELIGENCIA DEL NEGOCIO CON EXCEL 2003. AUTOR: FERNANDO DÁVILA LADRÓN DE GUEVARA. EDITORIAL: POLITÉCNICO GRANCOLOMBIANO. PÁGINAS: 17, 18 Y 19.

Las organizaciones que quieran ser competitivas, tienen que crear una estrategia para el manejo de la información. En este nuevo mundo lleno de tecnología, la información de una organización se encuentra dispersa en muchas fuentes y es necesario realizar esquemas que permitan recoger todo aquello de importancia para el negocio y colocarlo de una manera sencilla y clara, disponible para todos los usuarios quienes son los conocedores del negocio y quienes pueden aprovechar al máximo el análisis detallado de este conocimiento para bien de la empresa.

El manejo, la administración, la gestión y el control de la información como un arma estratégica forma parte de la inteligencia del negocio, con apoyo de herramientas informáticas y analíticas, que ayuden a las organizaciones a maximizar su rendimiento, generando la eficiencia operativa. Así mismo, la gestión de conocimiento ayuda a obtener mayor comprensión y entendimiento del entorno y de los procesos desde la propia experiencia de las personas y las organizaciones.

Existen cinco elementos que ofrecen a las organizaciones la posibilidad de avanzar en este mundo globalizado y lleno de competencia, estos según Davis & Meyer, (2002):

  1. Velocidad de cambio.
  2. Innovación de nuevos modelos de negocio.
  3. Nuevas estructuras de relaciones entre las empresas, sus clientes y asociados.
  4. La conectividad de personas, organizaciones y países.
  5. El valor del conocimiento residente en la empresa.

Según este planteamiento, el valor del conocimiento es fundamental para el crecimiento de las organizaciones. Entonces conocimiento se puede definir y catalogar como:

Conocimiento tácito:

  • Conocimiento del mercado y del negocio.
  • Experiencia.
  • Know how.
  • Feeling.

Conocimiento explícito:

  • Datos convertidos en información.
  • Tablas, gráficos, indicadores.
  • Información descriptiva y predictiva (minería de datos).

El conocimiento tácito es propio de las personas y es fundamental en el proceso de una organización, ya que permite que ellas se desarrollen con base en el talento humano y su experiencia. Este conocimiento corresponde a lo que cada individuo conoce desde la perspectiva de su experiencia, de la participación en la generación del negocio, de su propio ingenio e intelecto y de su capacidad para intuir lo que puede suceder en la organización y en el entorno que la rodea. Pero no es suficiente con este conocimiento, es indispensable que las organizaciones desarrollen el conocimiento explícito, ya que éste es el que se genera y registra en la organización, a partir de lo que sucede en el día a día en la operación de la empresa y es lo que conocemos como información.

Es necesario que la información de la organización sea administrada eficiente y correctamente para que tenga un efecto real en los resultados del negocio y en especial en la toma de decisiones por parte de los administradores. Además, se debe reconocer los tipos de información que existen en una organización y los métodos que permiten realizar un análisis profundo y permanente de lo que sucede en la operación y funcionamiento de las empresas.

Se puede definir este proceso analítico como la inteligencia del negocio a la que algunos la denominan competencia para tomar decisiones, a través de enfoques dinámicos de los problemas y las oportunidades, bajo el proceso sistemático de encontrar, recopilar, seleccionar, organizar, conservar y presentar la información, desarrollando los recursos y capacidades internas de la organización.

La inteligencia del negocio comienza una vez se hayan detectado y generado sistemáticamente las fuentes de información a las que se tiene accesos. Esto significa que teniendo o no sistemas transaccionales sofisticados se puede iniciar un proceso de inteligencia del negocio y gestión del conocimiento. Igualmente no es necesario contar con herramientas especializadas de gestión gerencial o algo similar, sino que con herramientas de oficina que normalmente tiene todo usuario en su computador, por ejemplo, Excel, Lotus 123, Star Office y otras similares, se puede iniciar un proceso de inteligencia del negocio, capaz de entregar información a niveles de decisión suficientes para que la empresa comience a ser competitiva y esté en capacidad de conocer su entorno y su propia situación de una manera ágil, clara y sencilla.

Texto tomado de: HACIA LA INTELIGENCIA DEL NEGOCIO CON EXCEL 2003. AUTOR: FERNANDO DÁVILA LADRÓN DE GUEVARA. EDITORIAL: POLITÉCNICO GRANCOLOMBIANO. PÁGINAS: 17, 18 Y 19.