Image Credits: http://xes.cat

La FESC 2018 tuvo el placer de contar con la presentación oficial del Balance Comunitario, la primera versión de la herramienta de rendición de cuentas y mejora continua de los procesos de gestión comunitaria de equipamientos o espacios públicos-comunes.

De forma conjunta, la CHEQUE (la red de espacios comunitarios), un equipo de dinamización de personas vinculadas a la gestión comunitaria, el programa de Patrimonio Ciudadano del Ayuntamiento de Barcelona y la XES han estado trabajando durante el año 2018 para a desarrollar la primera versión del Balance Comunitario.

La herramienta se basa en el Balance Social de la XES, y cuenta con una serie de características específicas que responden a las necesidades detectadas por los agentes del ámbito de la gestión comunitaria:

Doble dimensión: el Balance Comunitario está formado por dos dimensiones, la dimensión entidad que evalúa el desempeño de la entidad que coordina o centraliza la recogida de datos relativos a un proyecto de gestión comunitaria determinado, y la dimensión proyecto, que evalúa directamente el proyecto en sí.

Nuevas preguntas e indicadores: La dimensión entidad equivale al Balance Social de la XES en su modalidad básica para todas las preguntas e indicadores. La dimensión proyecto es toda nueva, está formada por cuatro grandes bloques (arraigo en el territorio, impacto y retorno social, democracia y participación y cuidado de las personas, los procesos y el entorno) junto con el de datos generales. Las preguntas son tanto cualitativas como cuantitativas, mientras que los indicadores formulados son todos de carácter cuantitativo. Destaca el elevado número de preguntas cualitativas, algo habitual en las primeras fases de rendición de cuentas en proyectos como el del Balance Comunitario.

Nuevos cuestionarios externos: La dimensión proyecto incluye dos cuestionarios externos dirigidos a personas y entidades de la comunidad local, con el objetivo de capturar la valoración externa sobre el impacto y el retorno social del proyecto de gestión comunitaria evaluado.

Dos modalidades: En la fase inicial se han previsto dos modalidades de Balance Comunitario, la básica y la completa. Ambas comparten la dimensión entidad, que se compone de 51 preguntas y 58 indicadores. La dimensión proyecto en cambio está formada por 31 preguntas y 27 indicadores en su modalidad básica, y 82 preguntas y 54 indicadores en su modalidad completa. Igualmente, los cuestionarios externos se encuentran vinculados a la modalidad completa.

El Balance Comunitario está concebido como una herramienta de evaluación y diagnóstico de proyectos comunitarios al servicio de los colectivos y proyectos que lo requieran, así como también para las administraciones locales que quieran aplicar esta lógica de evaluación en programas de cesión de espacios y equipamientos públicos similares al de Patrimonio Ciudadano del Ayuntamiento de Barcelona.

La plataforma tecnológica “Enseña el corazón” que acoge el Balance Comunitario, está desarrollada con código abierto y permite agregar todos los datos de los diferentes proyectos de gestión comunitaria, así como generar informes específicos de comunicación externa para los diferentes proyectos, junto con archivos de gestión y seguimiento detallados para a cada uno de los ámbitos evaluados. Los manuales de la versión básica y completa detallan las preguntas contenidas en las dos modalidades del Balance Comunitario y son la base para la recopilación de información y su introducción a la herramienta tecnológica.

Está previsto que se lleve a cabo un programa piloto para testear la herramienta con diferentes proyectos de gestión comunitaria, y poder así ajustar y modificar las preguntas en base al retorno del piloto, con el objetivo de ejecutar una primera campaña anual de balance Comunitario en el año 2019.

Fuente: http://xes.cat